La Franquicia, tu salida profesional.

En estos últimos cinco años, nos ha tocado sufrir en nuestras carnes este interminable proceso de crisis económica al que yo denominaría, más bien, depresión económica, porque con tasas de paro del 26%, y sin observar crecimiento económico desde el 2007, se me antoja corto hablar de crisis.

Hemos sido testigos de un descenso continuado en el consumo, procesos de reestructuración de las compañías, despidos, reformas laborales, desahucios, y un largo etcétera de acontecimientos que han participado directamente en incrementar la brecha entre clases, y una mayor desigualdad social. 

Ante esta situación, y las bajas expectativas por encontrar un empleo, emprender y crear tu propio negocio empieza a cobrar más fuerza que nunca, y aunque buscar financiación, hoy en día, no es tarea fácil, siempre se pueden encontrar fórmulas e ideas de negocio que sean capaces de buscarse un hueco si aprovechas las oportunidades.

Una de las opciones que cobra fuerza para emprender por tu cuenta es la franquicia, y bajo mi punto de vista, creo que es una buena opción para aquellas personas que acumulan experiencia profesional, no han ejercido labores de dirección, y cuentan con un elevado espíritu comercial. 

¿En qué consiste el sistema de franquicias?

 La franquicia es una relación comercial que se formaliza mediante un contrato por el cual el franquiciador cede el derecho, a un franquiciado, a explotar su marca o producto durante un tiempo pactado, y éste último se compromete a pagar una serie de cantidades económicas, como pueden ser un canon de entrada, unos royalties sobre ventas, unos royalties para acciones de marketing, etc.

 Entre las obligaciones de uno y otro destacan:

 Del franquiciador:

  • Debe suministrar el “know how” o saber hacer del negocio.
  • Debe dar apoyo y asesoramiento continuado al franquiciado.
  • Debe facilitarle en manual operativo
  • Debe prestarle la formación adecuada.

Del franquiciado: 

  • Guardar confidencialidad
  • Cumplir con las obligaciones económicas
  • Seguir las directrices marcadas por el franquiciador en materia de procedimientos, producto, estrategias de venta etc…

Dentro de las principales ventajas para el franquiciado destaco:

  • Entras a formar parte de un negocio de éxito contrastado, por lo que minimizas el riesgo.
  • Recibes un asesoramiento completo, y no realizas el camino tú solo.

Dentro de los inconvenientes se encuentran:

  • No eres el propietario de la marca.
  • Tú asumes el riesgo del negocio
  • Tienes que pagar un dinero por ese uso de la marca, y por ese asesoramiento continuado. Dinero que no será tanto, y lo verás con buenos ojos si el franquiciador hace bien su trabajo y presta un servicio de calidad que te haga percibirlo, no como un coste, sino como una inversión.

Si te decides finalmente por una franquicia, aquí te facilito unos datos de interés extraídos del informe “La Franquicia en España 2012” de la Asociación Española de Franquiciadores, franquiciadores.com (Si quieres descargarlo pincha aquí), y según el cuál, en España se encontraban 1.040 enseñas operativas, que daban empleo a 246.354 personas, y que facturaban un total de 25.937 millones de euros. 

Mis recomendaciones finales, antes de decidirte por uno u otro franquiciador serían: 

  • Recoge información del resto de franquiciados, y si eres de los primeros garantízate unas condiciones más favorables por asumir ese riesgo.
  • Analiza cuánto tiempo lleva operando la enseña en el país.
  • Como funcionan y cómo va la marcha del resto de franquiciados.
  • Cómo perciben los franquiciados al franquiciador, en materia de asesoramiento, formación, estrategias de producto etc.
  • Si se han cerrado franquicias, preguntar por los motivos.
  • Contrasta la información financiera inicial facilitada por el franquiciador, es decir, analiza en base a qué cálculos estiman las ventas, que diferencias se encuentran en la inversión inicial, si garantizan los márgenes de producto que ellos estiman etc. 

Y recuerda que al franquiciador le debes percibir como una inversión y no como un coste, si eso es así, quizá no sea esa la marca que más te convenga. 

Sólo aquellos que están dispuestos a buscar, serán capaces de encontrar la recompensa.

¿Te gustaría acceder a plantillas 100% gratuitas y de enorme valor? ¿Entonces…? ¿Qué estás esperando para acceder a los tesoros?

Comparte:

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on whatsapp
WhatsApp

Deja una respuesta

 

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Comparte:

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on whatsapp
WhatsApp

Más entradas

¡Sal de allí!

Si entendemos la cultura empresarial como la forma o manera de hacer las cosas a través de unos valores o creencias, con el paso

Leer más »

Envíanos tu mensaje

¿No te gustaría saber lo que contiene?

¿Y a qué esperas para averiguarlo?

Lo que hay ahí dentro es GRATIS y de MUCHÍSIMO VALOR.

Cerrar menú
Cerrar panel
A %d blogueros les gusta esto: