¿Cómo le pongo precio a mis servicios?

Este domingo, al acabar nuestro partido de fútbol, mi amigo Pedro me planteaba las dudas que le surgían a la hora de establecer el precio que tendría que cobrar a sus clientes por los servicios que prestaba. Antes de responder quiero aclarar tres situaciones. 

  1. Cuando prestamos un servicio esporádico a un amigo, familiar, compañero de trabajo, etc. En esos casos no solemos cobrar y lo hacemos desinteresadamente, con lo que este tipo de servicios no están dentro de este estudio.
  2. Cuando prestamos un servicio esporádico, con el cual no pretendemos ganarnos la vida, y lo hacemos porque nos apasiona, por ejemplo, a mi me encanta el fútbol, y podría organizar algún torneo o incluso visitas a estadios de fútbol, pero prácticamente lo haría como hobby, y si me plantease facturar por ello, creo que no me daría de comer.
  3. Y por último, cuando prestamos un servicio con el cual pretendemos ganarnos la vida, e incluso nos planteamos abandonar nuestro puesto de trabajo por cuenta ajena para dedicarnos a ello en cuerpo y alma. 

Una vez aclarados los tres escenarios, me centraré en los factores a tener en cuenta cuando quieres establecer un precio en la prestación de tus servicios y deseas ganarte la vida con ello. Y más concretamente en el cálculo del precio / hora, ya que el aplicar un precio fijo o una cuota fija implica un mayor conocimiento tanto del servicio como del tiempo y dedicación al mismo.

El primer factor que nos encontramos es el tiempo, es decir, el tiempo efectivo que dedicamos a prestar el servicio. No es tan sencillo como decir, facturo 15 euros por hora, como son 40 horas semanales, y el mes tiene 4,3 semanas (52 semanas entre 12 meses) el resultado es que gano 2.580 euros  al mes (15*40*4,3). Pues bien, si ese es tu razonamiento, no solo te equivocas sino que además vas a trabajar unas cuantas horitas más.

Voy a intentar explicar qué deberías tener en cuenta para el cálculo del tiempo efectivo. 

Hablamos de que el año tiene 365 días,  y a partir de aquí iremos restando los días que, al igual que un trabajador por cuenta ajena, nos gustaría descansar, ¿no?. 

Tenemos, los fines de semana que ascienden a 104 días (52 semanas por 2 días), las vacaciones que ascienden a 22 días, y seguramente que las 14 fiestas del año también nos gustaría disfrutarlas. 

Esto da un resultado de 225 días laborables (365-104-22-14=225). Si esto a su vez los multiplicamos por 8 horas laborables, resulta que trabajamos 1.800 horas al año. 

Ahora mi pregunta es ¿conocéis a alguien que se dedique las 8 horas del día a prestar sin descanso servicios al cliente?, lo lógico es que una parte del tiempo la dedique a buscar nuevos clientes, a gestionar y realizar compras, a mantener su página web, a promocionarse en algún medio de comunicación o mediante anuncios en algún periódico local, e incluso a tomarse un café con algún proveedor para conseguir alguna que otra rebaja en sus pedidos. En definitiva, está claro que debes gestionar tu tiempo para optimizarlo, y aunque los clientes llovieran del cielo, si les dedicaras las 8 horas del día, tendríamos que dedicar unas cuanta horas más al resto de tareas que anteriormente describía. 

Como lo que queremos es trabajar 8 horas al día, debemos saber qué tiempo dedicaremos al día a nuestros clientes, y eso es algo que depende del emprendedor. Por seguir con ejemplos, supondré que les dedico un 60% de la jornada laboral. Esto quiere decir que de las 1.800 horas al año, realmente le dedico al cliente el 60% de 1.800 horas, es decir, 1.080 horas al año. 

El segundo factor a tener en cuenta es el coste que se me imputa, es decir, mi salario, mi cuota de autónomos, una aportación a mi plan de pensiones, mi teléfono, el coste de mi gestor, alquiler, ordenador, conexión a Internet, mantenimientos, un fondo por posibles impagos de clientes, impuestos etc.. En definitiva, todos aquellos costes imputables a mi actividad. Con todo esto tenemos: 

  • Mi salario deseado, por ejemplo 25.000 euros anuales.
  • Resto de costes asociados, supongamos un 50% de mi salario, es decir, 12.500 euros.
  • Total coste que se me imputa, 37.500 euros anuales. 

Pues con las horas efectivas y mi coste anual, ya podemos saber cuánto es mi coste hora, que en este caso asciende a 35 euros por hora (37.500 euros divididos entre 1.080 horas). 

El tercer factor a tener en cuenta es saber si quién presta los servicios eres tú o tu empleado. En este caso, supongo que si contratases a una persona en las mismas condiciones que he expuesto arriba, no sacarías nada, por lo que yo incrementaría ese coste hora en el porcentaje o margen de beneficio que hiciese que el hecho de contratarle me resultase rentable, de no ser así, nunca le contrataría. Supongamos que si el margen que esperamos es un 20% del precio de venta, tendríamos que facturar la hora a 43,75 euros (35 euros dividido entre 0,8). 

Al incorporar este factor pretendo dejar claro que el precio a facturar, preste el servicio quién lo preste, sea de 43,75 euros, y marcarnos el precio de 35 euros como nuestro mínimo.

El cuarto factor es el precio de la competencia, que nos servirá de referencia para saber si estamos o no en mercado, pero ojo!!!!, yo no partiría del hecho de ofrecer un precio inferior a la competencia por pensar que así conseguiré más clientes, siempre puedes defender tu precio si sabes diferenciarte y ofreces un servicio de calidad. 

El quinto y último factor son nuestros clientesque por desgracia no los tenemos llamando a nuestras puertas a diario, así que lo más importante es que el cliente sepa valorar ese precio, ya que considera que el servicio cubre sus expectativas y se adapta perfectamente a sus necesidades. 

Espero que os haya ayudado mi explicación, y haber aclarado los factores a tener en cuenta en la construcción de vuestro precio. Y a ti Pedro, decirte que defiendas tu precio porque está justificado con el servicio de calidad que ofreces.

 

Sólo aquellos que están dispuestos a buscar, serán capaces de encontrar la recompensa.

¿Te gustaría acceder a plantillas 100% gratuitas y de enorme valor? ¿Entonces…? ¿Qué estás esperando para acceder a los tesoros?

Comparte:

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn

Deja una respuesta

 

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Comparte:

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn

Más entradas

¡Sal de allí!

Si entendemos la cultura empresarial como la forma o manera de hacer las cosas a través de unos valores o creencias, con el paso

Leer más »

LIDERAZGO

Hoy empiezo una nueva sección en las que os dejaré videos con juegos de magia relacionados con los post que vaya publicando y en

Leer más »

Envíanos tu mensaje

¿No te gustaría saber lo que contiene?

¿Y a qué esperas para averiguarlo?

Lo que hay ahí dentro es GRATIS y de MUCHÍSIMO VALOR.

Cerrar menú
Cerrar panel
A %d blogueros les gusta esto: